Información para Pacientes

Los procedimientos endoscópicos se realizan con tubos flexibles, los endoscopios.  Estos instrumentos tienen una fuente de luz y una lente en la punta que permite que la imagen que obtienen se vea en un monitor (videoendoscopía). Son manejados por el endoscopista mediante comandos que se encuentran en el extremo opuesto y permiten mover la punta del endoscopio. Tienen un canal de trabajo que se extiende a todo lo largo, por dentro del tubo, a través del cual se puede pasar distintos instrumentos (pinzas de biopsia, ansas, agujas o inyectores, etc.).

Los endoscopios superiores se introducen a través de la boca para examinar esófago, estómago y duodeno (porción inicial del intestino delgado). El colonoscopio se introduce a través del ano y permite examinar el recto y el colon (intestino grueso).

 

La endoscopía permite realizar diagnóstico de distintas enfermedades, obtener biopsias, extirpar pólipos, cohibir sangrados, desobstruir sitios del tubo digestivo.

Tanto la endoscopía digestiva alta (VEDA) así como la endoscopía digestiva baja (colonoscopía, videocolonoscopía o VCC) son procedimientos seguros, ambulatorios y bien tolerados. 

Los endoscopios son instrumentos complejos, que se utilizan para realizar miles de procedimientos.  Por lo tanto estos deben ser limpiados y desinfectados (reprocesamiento del endoscopio).  Las técnicas actuales de reprocesamiento hacen que los procedimientos endoscópicos se puedan realizar con SEGURIDAD para los pacientes.  De acuerdo a lo que informa la ASGE (Sociedad Americana de Endoscopistas Gastrointestinales) se estima que la posibilidad de transmisión de una infección grave a través de una endoscopía es de 1 en 1,8 millones de endoscopías. Antes de realizar cada procedimiento endoscópico los endoscopios se limpian y desinfectan de acuerdos a pautas y lineamientos específicos adoptados por cada Servicio o Unidad en donde se llevan a cabo estos estudios.

Los pasos que se deben seguir son:

  1. Limpieza mecánica: las partes externas del endoscopio y los canales de trabajo de los mismos se lavan cuidadosamente, se repasan luego con líquidos especiales y se cepillan con instrumentos especiales.  Estos pasos pueden eliminar virus y microbios, igualmente la preparación del endoscopio se completa con otros pasos.
  2. Prueba de fuga: se prueba sumergiendo el endoscopio en líquido para asegurar que no haya pérdidas en los canales operativos. Esto no solo asegura el buen funcionamiento del endoscopio sino también detecta en forma inmediata defectos internos que pueden representar un foco infeccioso potencial dentro del aparato.
  3. Desinfección química de alto nivel: se denomina sí a la sumersión del endoscopio durante un periodo de tiempo con un producto químico líquido que destruyen los microorganismos que pueden causar infecciones como el virus del SIDA, el virus de la hepatitis y diferentes bacterias. Este proceso elimina casi todos los microorganismos.
    El tracto digestivo (boca, intestino delgado, colon, recto) tiene bacterias inocuas, por lo tanto al pasar y  tocar estas superficies el endoscopio deja de estar estéril. Por lo tanto el reprocesamiento del endoscopio el ELIMINAR TODO GERMEN POTENCIALMENTE NOCIVO.
  4. Enjuague y secado: al final del día de trabajo luego de sumergir el endoscopio en el desinfectante de alto nivel, se enjuagan los canales operativos con agua esterilizada, seguido de alcohol y posteriormente se secan con aire, para eliminar toda la humedad y evitar el crecimiento de bacterias. Se cuelga el endoscopio en un lugar especial.

Asociese

Conozca los beneficios de pertenecer a nuestra asociación:

  • Curso on line de educacion contínua.
  • Postulación para la obtención de becas.
  • Guias para Endoscopistas.

Y muchos beneficios más.

Conozca cómo asociarse