Información para Pacientes

La colangiopancreatografía retrógrada endoscópica o CPRE es una técnica especializada para estudiar los conductos de la vesícula, el páncreas y el hígado.

Durante la CPRE, el médico introduce un endoscopio a través de la boca, el esófago y el estómago del paciente, hasta llegar al duodeno (la primera parte del intestino delgado). El endoscopio es un tubo delgado y flexible que permite al médico observar el interior del intestino. Una vez que el médico visualiza el orificio común de los conductos procedentes del hígado y del páncreas, denominada papila duodenal mayor, pasa un fino tubo de plástico, denominado catéter a través del endoscopio y lo introduce en los conductos. Luego inyectará un material de contraste en los conductos pancreáticos o biliares y tomará las radiografías correspondientes.

El duodenoscopio usado para la ERCP presenta dos particularidades que lo distinguen de otros: son endoscopios con visión lateral, y tienen la capacidad de controlar la dirección de los catéteres cuando van saliendo del canal instrumental, esto permite obtener imágenes de la pared medial del duodeno, donde se localiza la ampolla de Vater y posibilita canularla.

 

La CPRE se utiliza principalmente para diagnosticar y tratar enfermedades de las vías biliares, incluyendo cálculos biliares, estenosis inflamatorias (cicatrices), filtraciones (de trauma y cirugía), y el cáncer.

Una de las indicaciones más comunes para endoscopía biliar es la obstrucción aguda de los conductos biliares, a menudo por un cálculo, que es complicado por colangitis. La ERCP es el procedimiento de elección en pacientes con colangitis aguda.

Luego de la esfinterotomía biliar los cálculos en el conducto biliar pueden ser extraídos con  canastas traccionados a través del conducto biliar. El drenaje rápido reduce la morbimortalidad asociada a sepsis biliar, y  tiene menor tasa de complicaciones que el drenaje quirúrgico.

ERCP es de primera elección en el tratamiento de pacientes con cálculos en el conducto biliar común. La extracción de cálculos pequeños del conducto biliar con ERCP es habitualmete exitoso, en cambio, la extracción de cálculos mayores de 1cm pueden necesitar fragmentación in situ, por litotripsia mecánica o electrohidráulica, seguida por la remoción de fragmentos.

Con respecto a las estenosis biliares benignas su principales causas benignas son las lesiones quirúrgicas, estenosis anastomóticas y colangitis.  Las estenosis primaria son más raras.

El diagnóstico definitivo se hace mediante ERCP, que además posibilita aspirar bilis para cultivo y para citología en busca del diagnóstico diferencial de la lesión. La endoscopía también permite realizar tratamiento mediante dilatación con catéteres y balón con un resultado satisfactorio cercano al 75 %.
Las pérdidas de bilis pueden ser causadas por cirugía, trauma o complicación de procedimientos. Su tratamiento consiste en disminuir la resistencia al  flujo en los conductos biliares lo cual se logra con la colocación de un stent o una esfinterectomía por ERCP.

La ERCP es actualmente el procedimiento diagnóstico de elección en pacientes con colangitis, obstrucción biliar o ambos, porque posibilita el diagnóstico y el tratamiento en un alto porcentaje de pacientes.

Si durante el examen se observan cálculos o estrechamiento de los canales el médico especializado puede colocar instrumentos dentro del endoscopio para remover los cálculos o dilatar el estrechamiento. También podrá obtener muestras de tejido (biopsia) para otros exámenes.

Asociese

Conozca los beneficios de pertenecer a nuestra asociación:

  • Curso on line de educacion contínua.
  • Postulación para la obtención de becas.
  • Guias para Endoscopistas.

Y muchos beneficios más.

Conozca cómo asociarse